Presupuesto sin compromiso

Puertas abiertas, Can Xalant Centro de Creación y Pensamiento Contempóraneo de Mataró, 2010

 

(…)
No nos mirábamos siquiera. Apreté el brazo de Irene y la hice correr conmigo hasta la puerta cancel, sin volvernos hacia atrás. Los ruidos se oían más fuertes pero siempre sordos, a espaldas nuestras. Cerré de un golpe la cancelé y nos quedamos en el zaguán. Ahora no se oía nada.
– Han tomado esta parte – dijo Irene. El tejido le colgaba de las manos y las hebras iban hasta la cancel y se perdían debajo. Cuando vio que los ovillos habían quedado del otro lado, soltó el tejido sin mirarlo.
-¿Tuviste tiempo de traer alguna cosa? – le pregunté inútilmente.
– No, nada.
Estábamos con lo puesto. Me acordé de los quince mil pesos en el armario de mi dormitorio. Ya era tarde ahora.
Como me quedaba el reloj pulsera, vi que eran las once de la noche. Rodeé con mi brazo la cintura de Irene (yo creo que ella estaba llorando) y salimos a la calle. Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada. 

Casa tomada, Julio Cortázar

La intervención consistió en obstruir la entrada del Centro de Creación y Pensamiento Contempóraneo de Mataró Can Xalant (Barcelona) con 5000 copias del presupuesto de su desalojo.

Presupuesto sin compromiso parte de la propuesta curatorial basada en el cuento de Cortazar Casa Tomada‬ para la Jornada de Puertas Abiertas del centro, en donde los habitantes de una casa son desplazados por fuerzas invisibles.

Trasladamos esta ficción al panorama artístico actual, donde la crisis económica recorta los presupuestos y alcances de las distintas instituciones del arte. ¿Son cuantificables los costos del cierre de centros de producción de arte como Can Xalant?

En colaboración con Verónica Luyo